¿Qué es Google Hummingbird?

Google Hummingbird o colibrí es un algoritmo del gran buscador que fue lanzado en 2013 con el objetivo de mejorar la interpretación de las búsquedas del usuario para poder ofrecerle resultados más exactos.

De hecho, el nombre de «colibrí» está relacionado con la rapidez y la precisión con la que se mostrarán los resultados, imitando el movimiento de las alas de este pequeño pájaro tal como contó Amit Singhal, ingeniero de Google.

Este nuevo algoritmo fue consecuencia del cambio en la forma de realizar las búsquedas que tenían los usuarios.

Por un lado, los usuarios empezaron a hacer búsquedas más concretas. Si antes se solía buscar «zapatos fiesta mujer» ahora ya se busca «donde comprar zapatos de fiesta de mujer online baratos«.

Además, el auge del uso del teléfono móvil para hacer búsquedas en Google también ha conllevado cambios, en especial porque comenzaron a hacerse búsquedas por voz, mucho más concretas y naturales.

Cómo afecta al posicionamiento Google Hummingbird o colibrí en 2021

Google Hummingbird introdujo como novedad la interpretación por parte de Google de una búsqueda completa y no de las palabras sueltas que la forman. De esta forma, los resultados están mucho más próximos a la intención de búsqueda del usuario.

¿Cómo se traduce esto? En que antes buscabas «cómo pedir un crédito en Bankia» y Google te llevaba a la home de Bankia. Ahora, te lleva a la URL concreta dentro de la web de Bankia donde se encuentra esa información porque el algoritmo sabe interpretar con más exactitud lo que quiere el usuario.

Además, Hummingbird también es capaz de analizar las búsquedas anteriores que ha hecho el usuario para tratar de encontrar una relación entre ellas que le informen acerca de qué información necesita encontrar.

Como ves, Google Hummingbird o colibrí afecta directamente a los contenidos de una página web y a su respuesta una intención de búsqueda determinada.

Por ello, y al contrario que sucede con otros algoritmos, Hummingbird no penaliza webs directamente pero sí premia a aquellas con contenidos naturales que son de valor para el usuario, haciendo así que, por el contrario, las que no lo hagan vayan perdiendo posiciones.

Para que el colibrí te mire con buenos ojos debes generar contenidos en torno a una intención de búsqueda y no a una keyword, como se veía haciendo habitualmente, ya que de esta forma podrás satisfacer mejor al usuario que es, a fin de cuentas, lo que pretende Google.