¿Qué es Google Penguin?

Google Penguin es un algoritmo que Google puso en marcha en el año 2012 para evaluar los backlinks que recibe una página web y premiarla o penalizarla en función de la calidad de los mismos.

De esta forma, se pretendía penalizar a los webmasters que buscaban links entrantes numerosos pero procedentes de webs de poca calidad o sin relación ninguna con la temática.

Qué penaliza Google Penguin

Google Penguin rastrea los enlaces entrantes que recibe una web en busca de aquellos de mala calidad o engañosos.

Algunos ejemplos de backlinks que no le gustan a Google Penguin son:

  • Compra de enlaces. A Google no le gusta la compra-venta de links así que si lo haces procura hacerlo de forma escalonada y natural. También puedes emplear la etiqueta «sponsored».
  • Redirecciones entre dominios propios. Si el buscador detecta que varios dominios de tu propiedad tienen enlaces apuntando a otra web tuya te penalizará.
  • Granjas de enlaces. Son webs en las que colocar enlaces de forma gratuita independientemente de su temática. Si pones un link a tu página en una de estas granjas perjudicará a tu posicionamiento.

Por ello, es más conveniente tener pocos backlinks pero que provengan de webs con autoridad y de la misma temática antes que tener muchos de baja calidad.

Cómo afecta al posicionamiento Google Penguin en 2021

Actualmente el link building sigue siendo una estrategia de posicionamiento en la que confían muchos SEO.

Por ello, las novedades que introdujo Google Penguin siguen vigentes y no solo ya no sirve cualquier enlace entrante para ganar posiciones sino que puedes llegar a ser penalizado si recibes links engañosos y poco naturales.

Esto quiere decir que tienes que tener cuidado a la hora de conseguir enlaces externos pero también que debes estar pendiente de quién te enlaza.

No dudes en pedir que eliminen un link hacia tu web o desautorizarlo en Google si crees que te puede perjudicar

Además, también es importante cuidar detalles como los anchor text, que deben reflejar con la mayor exactitud posible qué hay en el contenido al que accederá el usuario si hace click.

Lo mejor -o al menos lo que quiere Google- es que trabajes en una web con contenido de calidad excelente que responda a la intención de búsqueda y una experiencia de usuario óptima.

De esta forma los links externos llegarán de forma natural, desde webs de la misma temática, y no tendrás que temer penalizaciones por parte de Google Penguin.